Ayudando a hacer del mundo un lugar mejor

- Casos de éxito
En 1955 un Ingeniero sueco inventaba la bolsa de plástico tal y como la conocemos en la actualidad. Sten comprobó que su producto era mucho más resistente que las bolsas de papel habituales de aquella época, por lo que podría reutilizarse infinidad de veces. Sí, las bolsas de plástico fueron creadas como alternativa a las bolsas de papel, para solucionar un problema medioambiental, ya que la tala masiva de árboles que implicaba el papel resultaba altamente perjudicial para el Medio Ambiente. Pero la solución acabó convirtiéndose en parte del problema, y no por el material en sí, sino por el uso que se la ha dado.

Ahora, gracias a compañías como MachinePoint y sus clientes, se está produciendo una nueva revolución, en la que las empresas han dejado de apostar por el plástico de un solo uso para hacerlo por el reciclaje, la economía circular y por materiales biodegradables, para construir un futuro mejor.


Thulin, creador de la bolsa de plástico
Thulin junto a su invención. BBC.

Cuando Sten Gustaf Thulin creó la bolsa de plástico nunca se le pasó por la cabeza que la gente las tirara a la basura sin más. Pero claro, su invento era tan barato, cómodo y fácil de producir que los consumidores dejaron de percibir su valor. Y en vez de reutilizarlas, las convirtieron en objetos de un solo uso.

Por todos estos motivos, fabricar bolsas de plástico era un buen negocio que parecía no tener fin. Materia prima barata, producto final con demanda casi ilimitada, tecnología probada,… Así fueron surgiendo a lo largo y ancho de todo el planeta empresas de fabricación de bolsas de plástico.

Patente de la bolsa de plástico
Patente original de la bolsa de plástico de Thulin. Disposable America.

Pero a finales del Siglo XX surgió en el mundo una nueva corriente ecologista preocupada por el daño que el plástico de un solo uso y la mala gestión de su reciclaje estaba produciendo al Medio Ambiente. Y todo cambió.

Ya no era tan rentable, y la voraz competencia comenzó a pasar factura. Uno de nuestros clientes en Europa se vio a obligado a reinventarse y confió en nosotros para que les ayudáramos a conseguirlo.
Esta empresa nacía en la década de 1970, y su objeto era la fabricación de bolsas de plástico. Tras varios años de bonanza llegó la crisis, y a mediados de los 90 la empresa estuvo a punto de quebrar. Los trabajadores, en vez de dejarse llevar, decidieron recomprar la empresa e intentar seguir adelante.
Tras varios años difíciles, en 2008 cambian el rumbo hacia un futuro más sostenible y rentable. Y para ello deciden abandonar las materias primas provenientes de fuentes fósiles y comenzar a usar como materia prima material reciclado y biopolímeros de orígenes vegetales para fabricar bolsas, guantes y films plásticos compostables.

Tras tomar la decisión de centrarse en la innovación y producción con valor social y medioambiental, contactaron con MachinePoint. Necesitaban maquinaria accesible económicamente pero que pudiera comenzar a producir de manera inmediata.
MachinePoint buscó, revisó y adaptó la maquinaria necesaria para el sueño de esta empresa: Ganar dinero creando un mundo mejor.

Equipo de fabricación de bolsas compostables comercializado por MachinePoint
Equipo de fabricación de bolsas compostables comercializado por MachinePoint.

En el año 2007 contaban con 30 empleados. En la actualidad son más de 60, facturan más de 30 millones de euros, y son la referencia en Europa en la fabricación de plásticos compostables a partir de biopolímeros de origen vegetal y material reciclado. En su proceso productivo nada se tira, ni siquiera sus residuos, que se recuperan y devuelven a la cadena productiva, conformando uno de los mayores exponentes mundiales de economía circular y reciclado dentro de la industria.

El plástico no es nuestro enemigo, sino que es un material que ha traído grandes soluciones a nuestro mundo y permitido un bienestar al ser humano nunca antes conseguido, que sería inimaginable sin el plástico.
Ningún otro producto en la actualidad puede sustituirlo en su totalidad. Muchas de las soluciones que se presentan al mundo como supuestamente “ecológicas” tales como el papel o el vidrio son también muy perjudiciales para el Medio Ambiente y crean mayores problemas que el plástico.

La clave está en el reciclado, no en el material, y el reto está en conseguir una economía circular real con menor dependencia de materias primas provenientes de fuentes fósiles y un mayor uso de lo que llamamos basura.
Aunque nos cueste creerlo, nuestra basura es valiosa, y nos deshacemos de ella sin pensarlo ni reciclarla. MachinePoint y sus clientes apuestan por el rediseño de los embalajes para hacerlos más sostenibles y fáciles de reciclar, el impulso de la industria de reciclaje, y en la necesidad de conseguir aumentar la tasa de reciclaje en todos los ámbitos de nuestra vida.
Reciclar nuestra basura plástica no solo es valiosos sino necesario, y cada miembro de la cadena ha de aportar su grano de arena para hacerlo posible, desde los productores industriales, hasta los consumidores y los gobiernos; es un trabajo de todos.

Sten Gustaf Thulin nunca pensó que su fantástico invento tendría el efecto contrario para el que lo creó. Afortunadamente empresas como nuestro cliente siguen creyendo en aquel sueño. Siguen creyendo que vender pensando en nuestro Planeta no es un negocio, sino una obligación. Siguen creyendo que el futuro que creamos hoy será mañana el presente de nuestros hijos y nuestras futuras generaciones.

Y en MachinePoint también lo creemos.

*Nombre:
*Número de Contacto:
*Compañía:
*Dirección de Correo:
*Ciudad:
*País:
*Comentarios:


Contáctenos

Head Office - Europe
Parque Tecnológico de Boecillo
Calle Andrés Laguna 9-11
E - 47151 Valladolid
Spain
+34 983 549 900
info@machinepoint.com
Ver otras oficinas »

Oficinas de MachinePoint en el mundo